¿Hay que declarar lo devuelto por el suelo?